Consumo

Tus derechos no se van de rebajas

Rebajas by Artificial Photography

Imagen cortesía de Artificial Photography (unsplash)

La temporada de rebajas está a la vuelta de la esquina, y todos intentamos aprovechar las oportunidades y descuentos a nuestro alcance.

Pero, ¿conocemos realmente nuestros derechos en esta época de gangas? ¿tenemos razón cuando reclamamos en el establecimiento o «nos quejamos de vicio»?

En esta entrada te ayudamos a entender lo que dice la Ley sobre las rebajas, de forma que lo único que disminuya sea el precio que pagas por lo que compras.

¿Qué son las rebajas?

Lo que conocemos como rebajas son los períodos habilitados para que los productos se vendan a un precio menor que el inicial.

La clave del concepto de rebaja es la siguiente: El mismo producto en el mismo establecimiento a un precio menor.

No debes confundirlo con otro tipo de ofertas, como las liquidaciones de existencias o las ventas promocionales.

Las liquidaciones de existencias son descuentos que se realizan cuando el establecimiento busca deshacerse de su mercancía.

Las ventas promocionales tienen como objetivo promover la venta de un determinado artículo (o del propio establecimiento).

Pero sobre todo debes tener clara esta diferencia: las rebajas no son lo mismo que los saldos.

En la venta de saldos también hay un precio reducido, pero se debe a que existe un deterioro, desperfecto, desuso u obsolescencia del artículo.

Para entendernos: en las ventas de saldos el artículo o está desfasado, o tiene algún tipo de tara.

Es muy importante que conozcas las diferencias entre los distintos tipos de venta (rebajas, saldos, liquidaciones y promociones) porque las obligaciones del establecimiento (y por lo tanto tus derechos) son diferentes en cada caso.

Mismos derechos. Precio reducido

El aspecto más importante del período de rebajas es que las características del artículo, y por lo tanto tus derechos con respecto a él, no deben verse afectados.

Existe mucha confusión entre verdaderos derechos legales y lo que son «cortesías» voluntarias del vendedor.

Lamentamos decirte esto:  aunque tienes derechos, no son tantos como crees.

Por esa razón antes de realizar cualquier compra en tienda en período de rebajas, asegúrate de estos tres aspectos: tipo de ventapolíticas de cambio o devoluciónforma de pago .

Tipo de venta: derecho a la información

Lo primero que un establecimiento debe hacer es identificar con claridad qué tipo de venta está realizando.

Aunque el  deber de información existe durante todo el año, en período de rebajas debes prestar más atención, ya que bajo el cartel de rebajas es habitual que los establecimientos cuelen otro tipo de venta (principalmente saldos).

Seguro que te resulta familiar que en período de rebajas algunas cadenas de moda sustituyan parte de su mercancía por prendas de temporadas anteriores. Eso son saldos, no rebajas.

En el ejemplo anterior, los establecimientos incumplen su deber de información, ya que tienes derecho a conocer si el tipo de venta que realizan es de un artículo rebajado o de saldo.

Comprar un artículo de saldo (no de rebajas) afecta a la devolución si el artículo tenía algún defecto, ya que se supone que tú lo sabías cuando lo comprabas, y por lo tanto no podrás «devolverlo por presentar esa tara».

Cambios y devoluciones: derecho de desistimiento

Este es el nombre que le damos a la posibilidad de devolver un producto.

En este caso debes diferenciar si la compra se está realizando en una tienda física o a distancia.

Desistimiento en tienda

Este es posiblemente el tópico que más confusión genera en las compras (no sólo de rebajas), quizá motivado por las políticas de devolución de los grandes almacenes.

Cuando pretendas devolver un producto en tienda, el vendedor no tiene obligación de aceptarlo a menos que el producto sea defectuoso o que lo asuma dentro de su política de devoluciones.

Es decir, que las alternativas para devolver el artículo forman parte de la política comercial del establecimiento, no de tus derechos como consumidor.

El vendedor tiene plena libertad para ofrecerte el cambio por otro artículo, la devolución del importe, un vale (con o sin fecha caducidad), etc. Incluso puede no aceptar cambios ni devoluciones.

Ahora bien, en el establecimiento debe constar de forma clara y visible cual es dicha política.

En tienda física sólo existe derecho de desistimiento legal cuando el artículo está defectuoso.

Las alternativas en caso de defecto pasan por alguna de las siguientes (según el caso):

  • Reparación
  • Sustitución
  • Devolución del producto y reembolso del dinero
  • Rebaja sobre el precio

Recuerda que durante los seis primeros meses se presume que el artículo venía defectuoso de fábrica, por lo que es el vendedor (y no tú) quien debe demostrar que ha sido causado por un mal uso.

Desistimiento en venta a distancia

Este tipo de venta abarca las ventas telefónicas, por teletienda, por catálogo (aunque sea venta «a puerta fría») y sobre todo las ventas a través de Internet.

En todos estos casos tienes derecho legal de desistimiento en toda su amplitudpodrás devolver el producto que adquiriste sin más explicaciones.

Esa es la gran diferencia con la tienda física, ya que no tiene que existir un defecto (o desperfecto) en el producto. Basta con que no sea de tu agrado.

En las ventas a distancia hay un famoso slogan que lo resume todo: «si no estás satisfecho te devuelven el dinero»

No permitas que de líen con vales canjeables, cupones de descuento para próximas ventas o sustituciones por otros artículos de la tienda: tienes derecho a exigir el reembolso pagado, incluyendo los gastos de envío por el medio de entrega habitual del vendedor.

El coste del envío que se deba a tu preferencia (p.ej. entrega urgente 24 horas) no sería reembolsable.

Cuidado con las excepciones

Hay productos para los que no es posible ejercer el derecho de devolución.

La lista completa está en la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios (LGDCU) en su redacción actual (art. 103) [enlace], por lo que sólo incluimos algunos de los más relevantes:

  • Artículos personalizados o realizados a medida
  • Bienes perecederos
  • Productos que por razones de higiene y salud no puedan ser devueltos
  • Música, videojuegos o programas informáticos que hayan sido desprecintados
  • Prensa, revistas, etc. (no así las suscripciones)
  • La entrega de contenidos digitales, con sus particularidades

No te olvides de los plazos

Para el resto de casos, la devolución debe realizarse dentro de los 14 días naturales (incluidos sábados, domingos y festivos) desde que recibiste la compra, a menos que el vendedor a distancia no te informe de este derecho.

Si el vendedor no cumple su deber de información, dispondrás de hasta 12 meses para devolverlo.

Sabiendo eso te aconsejamos que si tienes intención de devolver un artículo, deja constancia escrita por cualquier medio de que vas a ejercitar tu derecho a desistimiento (de este modo tendrás la espalda cubierta si surgen controversias).

De igual modo la Ley obliga al vendedor a reembolsarte todo lo pagado dentro del plazo de 14 días (también naturales) a contar desde el desistimiento.

Si se produce una demora injustificada en el abono de la cantidad , podrás reclamar el doble de lo que has pagado [enlace].

Formas de pago

De nuevo el vendedor sera quien fije libremente las formas y medios que acepta para el pago.

Pero no olvides que siempre podrás conocer esta información antes de realizar la operación.

Te recomendamos que revises los indicadores existentes en la propia tienda: suelen estar impresos y a la vista en cajas o puertas de acceso mediante pegatinas con distintivos de los medios de pago aceptados.

medios de pago aceptads

Ejemplos de señales con medios de pago aceptados

Cuando la venta se realice a distancia existirá igualmente obligación de informar de los medios de pago aceptados. La forma dependerá del canal utilizado.

En la venta online, los procedimientos de pago deben formar parte de las condiciones generales que aparecen en los avisos legales del sitio.

Es relativamente frecuente que en periodo de rebajas las tiendas dejen de aceptar pagos con tarjeta para ahorrarse costes. ¿Pueden hacerlo?

La realidad es que nada impide a un establecimiento cambiar los medios de pago aceptados, pero siempre que nos advierta de ello de forma publica, visible y clara.

Por ello, comprueba que en el propio establecimiento haya avisos expresos de que no se aceptan pagos con tarjeta en rebajas.

De no existir, no pueden impedirte pagar por esta vía si lo hacen el resto del año. Y si no te lo permiten, reclama.

Otras recomendaciones

Además de lo anterior, si sabes a ciencia cierta que la fiebre del consumo se apoderará de ti próximamente, recuerda que debes:

  • Solicitar toda la información sobre las condiciones de compra y del producto que quieras adquirir (llamadas condiciones generales de contratación)
  • Conservar toda la documentación relativa a la compra que realices (tickets de compra, justificantes de pago con tarjeta, etc.)
  • En compras online elige a vendedores sujetos a la normativa nacional (o en su caso europea). Preferiblemente opta paginas con sello de confianza online
  • Guarda también copia de los e-mails enviados y recibidos, la confirmación de la compra y la factura

Si sigues estas recomendaciones tendrás el soporte necesario para poder reclamar en juntas arbitrales de consumo o en sede judicial.

Ahora ya no tienes excusa para disfrutar de las rebajas. Hazlo con todo el derecho.

Tus derechos no se van de rebajas
4 (80%) 1 voto

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes!

¡Defiende tus derechos!

Suscríbete y recibe todas las novedades de la página gratis en tu correo electrónico.

2 Comentarios

  1. Jose

    Lo del reembolso de los gastos de envío en caso de desestimiento no lo tengo tan claro que estén obligados a reembolsártelo también

    • mm

      María Menéndez

      Hola, José!

      Gracias por tu comentario.

      El art. 107 de la LGDCU lo deja claro en los apartados 1 y 2: Los costes de la entrega estan incluidos en el reembolso a menos que tú hayas solicitado un medio de entrega diferente a la modalidad menos costosa de entrega ordinaria.

      Como decimos en el artículo: si tu has solicitado una entrega urgente 24h cuando el envio ordinario son 7 dias, el coste adicional de la entrega urgente no es reembolsable.

      Además de eso, toda cláusula en la que el vendedor te imponga una penalización por ejercer tu derecho de desistimiento (como sería pagar los gastos de devolución) es considerada nula en base al art. 102.2 de la propia Ley.

      Espero haber aclarado tus dudas,

      Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén