Conseguir que el banco te devuelva los gastos de la hipoteca y los intereses de las cláusulas suelo puede tener consecuencias fiscales. Es más sencillo de lo que parece y en este artículo te lo explicamos.

Si has estado pendiente de la actualidad con la devolución de gastos de hipoteca y cláusulas suelo, seguro que habrás leído algún artículo en los medios en el que parece que Hacienda quiere una parte del pastel.

No te fíes de todo lo que te cuentan. Aunque es posible que tengas que hacer cuentas en tu Declaración de la Renta, se trata de una práctica habitual (y legal) de ajustar tu situación fiscal a la nueva realidad de los hechos.

¿Por qué ibas a tener que devolver el dinero a Hacienda?

El art. 68.1 de la Ley del IRPF en su redacción original permitía deducir de la cuota del impuesto un porcentaje de las cantidades destinadas a la inversión en vivienda habitual.

Esta deducción estuvo vigente a nivel estatal hasta el 1 de enero de 2013.

Por inversión debes entender haber comprado, construido, rehabilitado o ampliado tu lugar de residencia a efectos fiscales.

Puedes encontrar más detalles sobre estos conceptos en la propia web de la Agencia Tributaria.

En el caso que nos ocupa, si formalizaste una hipoteca para alguna de las finalidades anteriores y lo hiciste antes del 1 de enero de 2013, tenías derecho a deducir:

  • El capital amortizado del préstamo hipotecario
  • Los intereses devengados
  • Los gastos derivados de la financiación

¿Qué nos estaría devolviendo el banco?

Supongamos que nos has hecho caso y llevas a la entidad a juicio . Reclamas la nulidad de la cláusula suelo y la devolución de los gastos de formalización.

Supongamos que lo ganamos todo y que además imponen al banco las costas judiciales. ¿Suena bien, verdad?

En este caso el banco te devolvería cantidades por los siguientes conceptos:

  • Una parte correspondiente a los gastos de constitución de la hipoteca pagados indebidamente
  • Otra parte correspondiente a la diferencia entre los intereses que pagamos por la cláusula suelo y los que realmente hubiéramos tenido que pagar
  • Los intereses de todos los conceptos anteriores
  • Las costas procesales, es decir, los honorarios de nuestro abogado y procurador

También puede ocurrir que llegues a un acuerdo extrajudicial con el banco si tienes una cláusula suelo, en cuyo caso no habría costas.

Cada una de estas partidas tendrá un tratamiento fiscal diferente. Veamos cada uno por separado.

Devolución de gastos y/o intereses de cláusulas suelo en el IRPF

Analiza el escenario: el banco te está devolviendo una cantidad pagada previamente por ti.

No hay ganancia patrimonial alguna, ya que no te estás enriqueciendo con la devolución de esos conceptos.

La Dirección General de Tributos opina lo mismo:

«[…] La declaración de nulidad de la denominada cláusula suelo, con efectos económicos a partir de la fecha de publicación de la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, en cuanto comporta tener por no puesta aquella cláusula a partir de esa fecha, conlleva que la restitución a la consultante de las cantidades pagadas de más por aplicación de aquélla no constituya renta alguna sujeta al impuesto. […]»

Ahora bien, según la Dirección General de Tributos en esa misma consulta a la que hacemos referencia, si has deducido cantidades por inversión en vivienda habitual entonces deberás regularizar tu situación.

El motivo es que con la devolución del banco has acabado pagando menos de lo que inicialmente declaraste.

En cualquier otro caso no hay nada que debas hacer.

Intereses

El banco debe devolver las cantidades cobradas indebidamente más los intereses legales.

En su momento la Dirección General de Tributos se pronunció sobre este tema en una situación parecida (como fueron las famosas «participaciones preferentes»):

[…] los intereses legales objeto de esta consulta han de tributar como ganancia patrimonial, a tenor de lo dispuesto en el artículo 33.1 de la Ley 35/2006:

Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta ley se califiquen como rendimientos.[…]

Es decir, que los intereses legales devengados por la devolución de las cantidades deberán declararse como ganancia patrimonial en la declaración.

Ahora bien, el nuevo RDL 1/2017 sobre cláusulas suelo incorpora una modificación de la Ley del IRPF para que los intereses no sean incorporados a la base imponible.

Es decir, los intereses que se generen por la devolución de cláusulas suelo (y sólo de cláusulas suelo) no tributarán.

Costas judiciales

Este es quizá el tema más polémico en cuanto a su consideración fiscal.

De nuevo, la Dirección General de Tributos se pronunció en otra consulta vinculante respecto al tratamiento fiscal de las costas procesales:

«[…] En cuanto al pago de las costas procesales por parte de la parte demandada al consultante, resulta de aplicación el criterio de este Centro Directivo contenido en la consulta vinculante V1794-08 y que se transcribe a continuación:

“la incidencia tributaria para este último viene dada por su carácter restitutorio del gasto de defensa y representación realizado por la parte vencedora en un juicio, lo que supone la incorporación a su patrimonio de un crédito a su favor o de dinero (en cuanto se ejercite el derecho de crédito) constituyendo así una ganancia patrimonial, conforme con lo dispuesto en el artículo 33.1 de la Ley del Impuesto”.»

Decimos que esta es una interpretación polémica porque la Dirección General de Tributos lo considera una ganancia patrimonial, pero no te permite deducir de dicha ganancia los honorarios de abogado y procurador que has abonado.

Puede darse el caso que los honorarios sean superiores a las costas que recibas, lo que se traduciría en que tendrías que pagar a tu abogado y procurador, y además declarar a la Agencia Tributaria parte de dichos honorarios como un ingreso a tu favor.

Llegado el caso, ¿como hacer cuentas con Hacienda?

 

Por el momento, el criterio a seguir es el habitual en estos casos.

Deberás regularizar tu situación en el momento en el que se produzca el hecho imponible, que será:

  • La fecha de formalización del acuerdo si llegas a un pacto con el banco
  • La fecha de la sentencia firme si decides acudir a la vía judicial

Cuidado con esto: La fecha que debes tener en cuenta es la del hecho imponible con independencia de cuando lo cobres.

De nuevo, según la clasificación de los importes deberás hacer un trámite u otro:

  • En el caso de los gastos de constitución y devolución de cláusulas suelo, deberás incorporar la suma de los importes deducidos en el ejercicio fiscal del acuerdo o de la sentencia [reglamento IRPF]
  • Los intereses legales (si corresponden) y las costas judiciales deberás declararlas como ganancias patrimoniales en ese mismo ejercicio fiscal que corresponda

Afectados por cláusulas suelo

Si tu problema con el banco se debe a una cláusula suelo, el nuevo RDL 1/2017 del que te hablamos incorpora varios cambios para que el acuerdo con el banco (o la sentencia) tenga efectos nulos sobre el consumidor:

  • Las cantidades que te devuelvan en metálico (o de cualquier otra forma) no se integrarán en la base imponible del impuesto. Tampoco los intereses de la devolución.
  • La presentación de declaraciones complementarias sobre estos conceptos no tendrá sanción, recargo ni intereses de demora
  • No hay cambios respecto al mecanismo de regularización. Sólo debes tener presente que no es lo mismo deducir por inversión en vivienda habitual que haber comprado la vivienda y alquilarla

Esperamos que con este artículo hayamos despejado todas tus dudas a este respecto, y que hayas entendido que realmente la Agencia Tributaria está haciendo lo que corresponde, a pesar del efecto que tiene para nuestro bolsillo.

Recuerda que estamos a tu disposición para resolver cualquier duda o consulta.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo en las redes sociales.

 

¿Por qué la devolución de mi hipoteca puede afectar a la declaración de la Renta?
¡Valora este post!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes!

¡Defiende tus derechos!

Suscríbete y recibe todas las novedades de la página gratis en tu correo electrónico.