Respondemos a tus dudas sobre el pago y cuantía de la renta en un alquiler. Es tu principal obligación así que asegúrate de conocer los compromisos que adquieres.

Seguimos desmontando mitos y tópicos. En este caso los relacionados con la renta en el alquiler de la vivienda.

Aunque algunas de estas preguntas puedan parecerte muy básicas, lo cierto es que la gran mayoría de inquilinos desconocen sus respuestas.

Y eso a pesar de haber firmado un contrato de alquiler.

Recuerda que este artículo forma parte de una serie en formato de preguntas y respuestas para inquilinos relacionadas con el alquiler de vivienda:

1. ¿Hay límites en el importe de la renta de un alquiler?

No. No existen límites mínimos ni máximos.

La cuantía de la renta es algo que podéis pactar libremente, así que el límite estará entre lo que tú es dispuesto a pagar y lo que el propietario esté dispuesto a aceptar.

Sólo hay una excepción a esta norma: que la vivienda esté protegida bajo algún tipo de régimen autonómico, estatal o local.

En ese caso lo habitual será que te fijen algún tipo de umbral de renta máxima que se pueda pagar.

2. ¿Me pueden poner una renta de alquiler en el contrato y pagar otra?

Poder, lo que se dice poder,  se puede. Nadie va a estar vigilando cuando firmes el contrato.

Pero estarás cometiendo una ilegalidad. Y no te beneficia en nada en absoluto.

Las indemnizaciones, actualizaciones de importes, etc. están basadas en la cuantía de la renta, por lo que una renta menor también disminuirá esas cuantías.

Actualmente no puedes deducir de tu cuota estatal el alquiler de vivienda habitual, (puede seguir habiendo deducciones autonómicas).

Pero la propiedad sigue teniendo obligación de declarar las rentas como rendimientos del capital inmobiliario.

Si la cantidad del contrato es mayor a lo que pagas realmente, el arrendador deberá tributar por la cuantía pactada, no la real. Y no creemos que eso le guste demasiado.

Si la cantidad que pagas es superior, le estás ayudando a cometer un fraude en el Impuesto sobre la Renta. Y eso no nos gusta a ninguno.

Nuestro consejo: paga lo que firmes y firma lo que vayas a pagar. En ambos casos estarás en tu derecho.

Esta última nota es especialmente importante si la vivienda está bajo algún tipo de régimen de protección estatal o autonómica.

3. ¿Cómo y cuándo tengo que pagar la renta de la vivienda?

Debería venir especificado en el contrato.

Salvo que en tu contrato se disponga otra cosa, el pago será mensual y se abonará dentro de los siete primeros días de cada mes.

Si tu contrato no dice nada, tendrás que abonarla en metálico y en la vivienda arrendada, debiendo acudir el arrendador a cobrar este importe.

El arrendador además está obligado a entregarte un recibo o justificante del pago.

No hay recibo, no hay dinero, así que solicita un justificante o recibo del pago como garantía a futuro.

Si el pago se hace por transferencia (lo más habitual en estos días), el mismo justificante de la transferencia servirá como justificante.

En cualquier caso, para evitar equívocos y futuras controversias, te recomendamos que hagas constar en el contrato de arrendamiento el número de cuenta (IBAN) completo donde debe realizarse el pago, y que exijas cualquier modificación de la cuenta por escrito.

4. ¿La renta se puede actualizar o debe tener siempre la misma cuantía?

La respuesta también debes encontrarla en tu contrato.

Lo normal es que los contratos de arrendamiento incluyan cláusulas donde se pacte una actualización anual de la renta conforme a un índice de referencia.

El más frecuente sigue siendo el Índice de Precios al Consumo (IPC), publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En la actualidad también es frecuente utilizar el Índice de Garantía de Competitividad (IGC), diseñado para actualizar los precios manteniendo la competitividad de los contratos en el medio plazo.

Debes prestar atención al índice de actualización de la renta de alquiler (Comparativa IPC vs IGC)

Debes prestar atención al índice de actualización de la renta de alquiler. Aquí tienes una comparativa IPC vs IGC

En cualquier caso, exige que tu contrato haga referencia al valor del índice de un mes específico (p.ej. mes anterior de la firma), y no al valor de referencia que más le convenga al arrendador.

Además, revisa que las actualizaciones se hagan tanto a favor como en contra (y no sólo hacia arriba).

5. Mi contrato no dice nada sobre actualizar la renta. ¿Cómo me afecta?

Si tu contrato no dice nada sobre la revisión de la renta estás de suerte.

El arrendador no puede actualizarte la renta, obligándose a mantener dicho importe la vida del contrato.

6. ¿Cuándo puede el arrendador actualizar la renta?

Además del caso más habitual (que tu contrato prevea la revisión anual de la renta), el arrendador podrá subirte la renta si ha realizado obras de mejora en la vivienda siempre que no hayáis pactado lo contrario.

Ahora bien, hay varias condiciones:

  • Deben haber transcurrido los tres primeros años de vigencia de contrato
  • El incremento está sujeto a una fórmula basada en el capital invertido y realmente abonado por el propietario (es decir, descontando subvenciones o cualquier otro tipo de rebajas)

El importe se corresponde con el capital abonado multiplicado por el tipo de interés legal del dinero + 3 puntos.

En cualquier caso, la subida nunca podrá ser superior al 20% de la renta actual.

7. ¿Qué pasa si dejo de pagar alguna mensualidad de la renta?

Si dejas de cumplir el pago de la renta en tiempo o forma el propietario podrá resolver el contrato, por lo que tendrías que abandonar la vivienda voluntariamente.

Si lo haces forzosamente por mandato judicial, lo más probable es que se te reclamen los meses impagados.

Nuestro consejo en este caso es que utilices el sentido común: si atraviesas dificultades para pagar un mes y tu relación con la propiedad es buena, seguro que preferirá darte facilidades antes de tener que volver a iniciar de nuevo el proceso alquiler de la vivienda.

Puede ocurrir que pretendas es jugar al parchís con el pago de la renta (pago una y cuento veinte) y estirar tu estancia abusando de la buena voluntad del propietario.

En ese caso lamentamos decirte que los cambios normativos han acotado mucho la protección del pago de la renta en favor del arrendador.

Por esa razón no te será fácil eludir una obligación tan básica si se han hecho las cosas bien.

8. ¿En la renta está incluida la comunidad de propietarios?

No. La renta del alquiler es una cosa y la cuota de la comunidad de propietarios es otra bien distinta.

No pueden (ni deben) mezclarse los conceptos, aunque sea habitual encontrar cláusulas que digan algo como: «en la renta incluye la comunidad de propietarios».

Fíjate que en el contrato estén claramente determinados y diferenciados la cuantía de la renta, por un lado, y quien asume el pago de la comunidad.

9. ¿Quién paga los gastos de comunidad en un alquiler?

Quien hayáis acordado en el contrato.

Si el contrato no dice nada al respecto, el pago corresponde al propietario.

Si acordáis que sea de cuenta del arrendatario, debe constar por escrito en el mismo contrato, y para que sea válido debe indicarse además el importe anual de tales gastos.

10. ¿Quién paga los suministros: luz, agua, electricidad, teléfono en un alquiler?

El inquilino/arrendatario. Es decir, tú.

Deberás hacerte cargo de la electricidad, calefacción, agua, Internet y todos aquellos servicios que tengan un contador individual, incluso cuando en el contrato no se disponga nada al respecto.

Sólo en aquellos casos donde los suministros sean comunitarios (calefacción central, etc.), debemos considerar el pago con cargo a la cuota de la comunidad, y por lo tanto os remitiréis a lo convenido en ese aspecto.

No debes confundir titularidad con pago.

Aunque cada vez con menor frecuencia, sigue siendo posible que el propietario mantenga la titularidad de determinados suministros y que sencillamente se domicilie el pago en tu cuenta.


El pago de la renta es posiblemente una de las mayores obligaciones que tendrás como inquilino/a.

Por esa razón es importante que conozcas bien el alcance de esas obligaciones, pero sobre todo los derechos que también tienes.

Si te ha parecido interesante, te recomiendo que no te pierdas otros artículos de esta serie:

De nuevo, también te invito a que dejes tu pregunta e intentaremos ayudarte.

¡Gracias por leernos!

Renta en alquiler de vivienda: 10 cuestiones que no debes olvidar
5 (100%) 1 voto

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes!

¡Defiende tus derechos!

Suscríbete y recibe todas las novedades de la página gratis en tu correo electrónico.